Dar Tanja

Vivir en Dar Tanja

Ubicada ligeramente aparte del tumultuó de la ciudad, Dar Tanja es una encantadora casa de huéspedes de primera categoria .Es un sitio perfecto para descubrir Tánger, admirar las impresionantes vistas del Estrecho, y conocer los pueblos y numerosos sitios de interés que rodean la ciudad.

Sutil mezcla de modernidad y tradición, la casa de huéspedes Dar Tanja ofrece espacios luminosos, abiertos sobre la piscina y el jardín. La decoración interior, inspirada por la tradición marroquí, destaca la riqueza y diversidad del saber hacer local, y ofrece a los visitantes un ambiente acogedor: zellijes y tadellakt, zouaks y madera tallada, tejidos bordados y tejidos hechos a mano, alfombras con motivos bereberes …

Remanso de paz en un sitio muy verde, el gran jardín mezcla espacios plantados con árboles mediterráneos y terrazas que invitan a adoptar el estilo de vida Tángerino: tranquilo y relajado.

 

  • Habitaciones y Suites
    La casa de huéspedes Dar Tanja ofrece 7 suites y 2 habitaciones acogedoras, y algunas de ellas abren sobre una terraza privada. Es importante tener en cuenta que la habitación que se encuentra en la planta baja puede acoger personas con movilidad reducida.

    Las habitaciones y suites cuentan con todas las comodidades para que uno sea acogido de la mejor forma posible: baños independientes, wi fi, TV. Además, las instalaciones están diseñadas para garantizar la comodidad máxima: calefacción central, aire acondicionado, y dispositivo de seguridad….

    Nekor, Tamuda, Ksar Mazaj, Bades… Estos son los nombres elegidos para las suites y habitaciones, suenan como una invitación a descubrir los, aun desconocidos, sitios históricos de las regiones del norte de Marruecos.

  • Los espacios de vida

    El día empieza en la sala de Fez, sala refinada tradicional y típica, el lugar clave del arte de vivir marroquí, donde se ofrece un delicioso desayuno. Cuando el clima lo permite, las comidas se pueden servir en la terraza de la piscina.

    La sala Tanja es un lounge, un sitio ideal para reunirse en las noches humedas de nuestros cortos inviernos alrededor de la chimenea.

    En el otro lado de la planta baja, la sala Tetuán, con sus paneles de madera, con motivos delicadamente pintados a mano (típicos de esta ciudad), es un sitio relájante donde se puede tomar un vaso de té en cualquier momento del día y támbien en los pasillos encontraran una biblioteca donde le sera facil elegir alguna lectura a su gusto.

    En el exterior, tanto del lado de la piscina como en el jardín, rincones y terrazas invitan a relajarse.

Reserva